domingo, 19 de julio de 2009

MIENTRAS LAS RAMAS SE PELEAN, LAS RAÍCES SE ABRAZAN


En lo profundo, todos somos la misma persona. En Senegal tenemos un proverbio: mientras se pelean las ramas de los árboles, sus raíces se abrazan. Las personas podemos pelearnos por los vientos de las ideologías y de los acontecimientos; la solución no es cortar las ramas, la diversidad, sino llegar a las raíces del árbol, donde se abrazan.
Las raíces son los valores universales.Exacto, esos que todos compartimos. El problema está en el tronco del árbol, la educación y los prejuicios que sustentan a las ramas. A lo largo de estos seis años de investigación he comprendido que el racismo es universal, lo he visto en los treinta países que he estudiado.
¿Qué lo sustenta?En su base está el rechazo a la diversidad, cuya expresión es la tensión identitaria.
La atracción o rechazo del diferente.... Que la política y la religión transforman en una pulsión de interés y conflicto. Debemos trabajar permanentemente esa tensión identitaria, pero lo que normalmente han hecho los gobiernos es instrumentalizarla.

Entrevista a Doudou Diène, ex relator especial de la ONU en materia de racismo

3 comentarios:

ángel dijo...

(Hum ... interesante)

La luz dif-erencia, la sombra con-funde
sin diferencia no hay identidad,
la identidad es la máscara del ego
sin máscara no hay persona,
sin persona ¿quién soy?,

No puede abrazarse lo que es no-separado
no puede separarse lo que no está unido,
sin la experiencia de la no-separación
¿qué queda de la política o de la religión?

“Todos somos uno”, de acuerdo,
mas ¿quién es yo? y ¿quién eres tú?
Si es este uno -uni verso- el ego común -comunal-
o si es una persona... (sagrada quizá)
hasta donde se ve
todo esto es tronco, todavía...

Nottwulfa dijo...

Qué lindos pensamientos :-)

Cecilia dijo...

Los stereotipos segregan, el desconocimiento lo ahónda.