jueves, 3 de mayo de 2012

ÁVILA EN EL RECUERDO

"Los negrillos (olmos) de la Santa y de San Vicente formaban parte de la personalidad y el simbolismo de estos dos lugares, focos espirituales de una Ávila de la que se dijo que era como un gran convento. Uno de ellos estaba situado enfrente de la iglesia de Santa Teresa, junto al lienzo sur de la muralla, mientras que el otro hundía sus raíces cerca de la cripta de la Soterraña y hacía de verde contrapunto al magnífico románico de la basílica de San Vicente, posiblemente el lugar más legendario del folklore local. Estos dos entrañables árboles acompañaron, mientras duró su vida, a varias generaciones de abulenses. La grafiosis se los llevó y nos dejó en su lugar dos grises troncos secos, dos plazas huérfanas y unas fotos que, según el ánimo de cada momento, serán un día tristes y al otro reconfortantes. Tomadas hace siete años y encontradas por casualidad en un rincón del disco duro, hoy me parecen llenas de luz y de fuerza, y creo que se merecen este pequeño recuerdo." José Alberto nos ha enviado estas fotos y la crónica que concluye con un comentario personal, tanto o más emotivo: Off the record, para mí, además, representan el final de la ciudad que conocí en todos los veranos y navidades, porque los cortaron casi al mismo tiempo que murió mi abuela, y Ávila ya no volvió a ser la misma...