jueves, 8 de mayo de 2008

ABLES - ASTURIAS - SANGRE DE TEJO






Desde que el Principado abriera la veda del tejo el otoño pasado en Abamia, las agresiones a estos árboles protegidos son –posiblemente- tan frecuentes como antes, pero sorprenden menos. La última que hayamos conocido, se ha producido en Ables (Llanera). La urbanización Entre Robles, tras la tala de los magníficos robles que daban nombre al lugar, comienza las obras para la construcción de 9 chalets. PARCELAS INDIVIDUALES EN PLENA NATURALEZA. VISTAS INMEJORABLES, anuncia un enorme cartel publicitario.
Pero la realidad es que la naturaleza que se vendía ya no está en esa finca y pese a las quejas de los vecinos el tejo centenario que ya hace un par de años había sido asfaltado hasta el mismo tronco durante la adecuación del camino a la fuente, a cargo del Principado, sufre ahora en pleno ascenso de la savia el corte o desgarro de todas las ramas inferiores, mientras una excavadora mutila y desgaja brutalmente todo el sistema radicular que se había librado del asfalto.
Con la llegada de forasteros y las cámaras de fotos los vecinos se arremolinan alrededor entre impotentes e indignados: “La abuela, que murió ya muy mayor hace muchos años, nos decía que siempre lo conoció así” – dicen para recalcar su presencia desde tiempo inmemorial.
Medimos más de dos metros de perímetro de tronco. Ramas cortadas de hasta 20 centímetros y raíces trituradas de 15 cm. asoman del montoncito de tierra que han colocado cuidadosamente para ocultar la atrocidad.
Una paisana hace por fin la pregunta que siempre nos hacen: “¿creéis que se va a morir?, si se muere a mi me da algo” -añade. La única respuesta ante éste siniestro total es otra pregunta: ¿Nos alegrará o lamentaremos que viva cuando veamos la agonía que le espera después de esta agresión?
Por las heridas, apenas disimuladas con un mastic inadecuado, aún mana la savia que empieza a coagularse en algunos puntos. Las ramas de tejo con su “carne roja” parecen más que en ningún otro árbol miembros y sus heridas cobran un aspecto siniestro.
Pero el constructor se queja de que no le dejaron quitarlo y cuenta que se va a quedar en mitad de la carretera cuando asfalten el carril que le faltaba.
El despropósito es tal que una vez más, tenemos la sensación de que tan solo nos queda compartir la rabia y la impotencia que hoy sienten estos vecinos por un árbol que hasta ayer vivió gracias al respeto y la consideración de sus paisanos. Y tal como nos decía uno de ellos, acongojado, hacia 1958, “cuando Franco”, el maestro del pueblo les decía que aquel árbol era muy importante y que había que respetarlo y cuidarlo mucho. Que quedaban muy pocos porque fueron cortados para hacer arcos y que España había quedado despoblada de estos árboles.
¡Doscientos años de respeto y educación que pueden terminar en diez minutos de barbarie! y desgraciadamente hay cosas que no tienen marcha atrás. ¿O acaso serán capaces de improvisar otro árbol centenario?
No se escandalice aún el lector, éste es solo el principio; según informaciones de los vecinos, en el mismo pueblo de Ables se va a construir también la parcela aledaña a la iglesia, que llega justamente hasta el tronco del viejo tejo, un ejemplar magnífico de más de tres metros de perímetro. Si hace no demasiado tiempo denunciábamos la venta de parcelas a escasos 25 metros de la iglesia de Santa Eulalia de Abamia, un BIC, Bien de Interés Cultural, que debería haber tenido un entorno protegido en vez de urbanización adosada; o la venta de una parcela en San Martín del Mar (Villaviciosa) que linda también con el tronco del tejo centenario, hoy toca hacer lo propio en Ables. No servirá de mucho, pero que conste al menos.
A estas alturas, leer la normativa de protección de los tejos y ver que no se permite el aumento de la artificialidad de sus entornos ni las podas, zanjas, excavaciones, etc. resultará sin duda sorprendente, pero si las propias consejerías de cultura, infraestructuras y medio ambiente, lo hacen con total impunidad, si los tejos son maltratados por activa o por pasiva en Ables, Abamia, Rozadas, el Sueve, etc. quizá es porque se ha abierto la veda y aún no nos hemos enterado.

Tejo de la iglesia de Ables

3 comentarios:

FJUSTI dijo...

Enhorabuena!
El mal al �rbol ya es irreversible, pero como siempre, la denuncia est� formulada aunque los responsables hagan oidos sordos, ellos seguir�n con su ineptitud, y nosotros con nuestro amor a los tejos.

ángel dijo...

http://www.fotolog.com/elroto/13332565

Anónimo dijo...

y siguiendo ese camino donde esta ese tejo atacado,hay otro ataque brutal , esta vez al rio nora,VERTIDO INDUSTRIAL apenas a 100 metros del rio nora,una ladera de una colina llena de residuos industriales ,formandose pequeños riachuelos llevando todos esos residuos al mismo rio nora..... y las autoridades como siempre sin hacer nada.