jueves, 18 de noviembre de 2010

EL ANTES Y EL DESPUÉS DE UN ÁRBOL MILENARIO




Desde hace ya varios años venimos denunciando el acoso que sufría el gran tejo de Valhondillo (Madrid), posiblemente el tejo más grande y viejo de la Península que soportaba la gran presión de un turismo cada vez más numeroso. Hasta tres empresas ofertaban visitas a este árbol milenario que hace mucho debería haberse gestionado restringiendo simplemente el número de visitantes. En vez de ello, los responsables han optado por la peor solución en un caso como este de enclave de alto valor desde el punto de vista de la naturaleza silvestre. El cercado que se usa para la protección de árboles monumentales en lugares más o menos urbanizados y afectados por el desarrollo turístico, no debería formar parte de las soluciones para la gestión de estos últimos espacios de "naturaleza vírgen". Es toda una cesión a los intereses comerciales de este lugar que debería haberse preservado a toda costa como la joya de la corona que era en cuanto a tejos y tejedas silvestres. Por si fuera poco la obra es desastrosa desde el momento que se ha instalado en pleno sistema radicular del árbol, con utilización de cemento para anclaje de los elementos de forja. No sólo la percepción estética, sino la propia integridad del árbol han sido afectadas, con una falta de sensibilidad y respeto impresionantes. Actuaciones como esta deberían costar el puesto a los responsables que no han sabido gestionar ni entender el patrimonio vivo que tenían obligación de preservar.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Gran tristeza siento al contemplar estas fotos; la falta de respeto al paisaje no puede ser mayor. Pobre tejo.
Ana

izara dijo...

Pobres árboles!!.
Tener que soportar a desaprensivos;
y a cuidadores.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Ya sabéis de la costumbre que tiene una parte de la humanidad de encerrar a los seres vivos: animales salvajes, opositores políticos o incluso árboles. Todo lo que huele a libertad parece ofenderle.

Anónimo dijo...

Hemos de tener presente que, en muchas ocasiones y mientras los conocimientos y concienciación ambiental de la población no aumenten, la mejor protección es la discrección.
No dudo que habrá excepciones, pero nos queda mucho por aprender...

Saludos

cibersan dijo...

Ignacio
Muy buen trabajo el desarrollado con este blog, segui posteando...

Ahi te dejo para que lo cheques:

www.lasaludnatural.blogspot.com

fer

Dendros dijo...

Buen trabajo de blog, muy interesante.
Por afinidad, lo enlazaré en el mío:
http://arboles-dendros.blogspot.com/

Saludos, Miguel.

ángel dijo...

Efectivamente, lo precipitado de la intervención no sólo pone en evidencia lo urgente del caso sino que delata la conciencia por parte de los responsables del deterioro ocasionado por las visitas masivas no reguladas.

Andrea Sagastegui More dijo...

que podríamos hacer?
para parar eso?

Andrea Sagastegui More dijo...

que podríamos hacer?
para parar eso?