miércoles, 8 de diciembre de 2010

No hay mundo "moderno". Ni hay siquiera mundo blanco; hay el mundo del Gran Espíritu y el mundo de la Madre Tierra. Por las antiguas costumbres sagradas hemos sabido esto, y solo a través de ellas podremos sobrevivir en cuanto pueblos y en cuanto naciones.
Pueblo mío, en la ciudad oigo estas voces. Me llegan no solo por la lluvia o los pequeños crujidos de la capa de cemento. Se expresan también en las grietas de los pilares de cemento que tienen la forma de los árboles en invierno, y por los arco-iris en los charcos de aceite de la calle.
(Jefe Gayle High Pine)

1 comentario:

izara dijo...

Hermosas y sabias palabras, fruto de quien sabe escuchar y amar a la madre tierra.

Un saludo Ignacio, te invito a conocer mis parajes.
http://izaratie.blogspot.com/