domingo, 7 de junio de 2020

MEMORIA DE OLMA

Como el Olmo de Bossost, cientos y cientos de viejas olmas en las plazas y santuarios de los pueblos, fueron el punto de encuentro de la comunidad de vecinos durante generaciones... las raíces se extendían por debajo de las casas por todo el pueblo, dicen aún en muchos lugares y añaden a veces que el árbol era tan viejo como el pueblo. Y aunque casi todos han muerto víctimas de grafiosis y malos tratos, unos pocos supervivientes continúan dando sombra y aliento como si la tradición se resistiera a morir. De estos ejemplares resistentes, el Ministerio de Medio Ambiente y la Universidad Politécnica de Madrid, han conseguido clones para devolver el olmo a las plazas y los campos de los que habían desaparecido. Iniciamos un proyecto de recuperación de la memoria de estas viejas olmas y sus significados. Intentaremos editar un libro que recoja las ubicaciones de estos ejemplares totémicos y los poemas, tradiciones e historias que han inspirado. Podéis participar como en un crowdfunding de memorias y sentimientos, aportando las imágenes e informaciones de los árboles que queréis recordar. Basta que pongáis un comentario en el blog con vuestro correo electrónico y me pondré en contacto. Se trata en fin de hacer un compendio de la memoria colectiva de nuestras olmas queridas, esperando que sirva de excusa para devolverlas a sus lugares de origen.

1 comentario:

Eli dijo...

¡ Un precioso proyecto Ignacio , esperamos poder colaborar un poco más !