domingo, 21 de septiembre de 2008

TEJEDAS DEL SUEVE, PEQUEÑO ISLOTE A LA DERIVA EN UN OCÉANO DE EUCALIPTOS


Francis Hallé, el famoso botánico especialista en arquitectura vegetal y bosques tropicales, ha sido entrevistado el 17 de septiembre en las tejedas del Sueve, para un documental sobre el tejo que se rueda en los principales enclaves del mundo en los que quedan poblaciones de este árbol. En la entrevista para la productora francesa ARTE, declaraba encontrarse en una de las más importantes tejedas del planeta y en lo que probablemente sea lo más próximo a un bosque primario que queda en Europa.
Tras dar un repaso a la situación de las selvas y a la inexorable pérdida del paisaje en Europa, Hallé denunciaba ante la cámara el devastador efecto de los eucaliptales que rodean el Sueve como una inparable marea, que ocupa la rasa costera asturiana y gallega, pero también inmensas extensiones en Brasil, Etiopía, Argentina y otras muchas regiones del planeta que se están convirtiendo en monocultivos de este árbol. Los eucaliptales están desplazando los usos tradicionales del suelo y supondrán un gran problema para las generaciones siguientes a las que va a resultar muy difícil reconvertir para cualquier otro uso estas nuevas selvas estériles.
Finalmente Hallé pronunciaba un alegato por la conservación de estos ínfimos enclaves como el Sueve, últimos reductos de lo silvestre en todo el continente, y amenazados aún por la falta de gestión, la ausencia de regeneración y la incontrolada población de gamos.
Es posible que la declaración de Monumento Natural sea el principio del cambio, pero la sugerencia desde el Centro de Interpretación del Sueve de hacer vías de acceso ¡¡¡¡para el estudio científico¡¡¡¡¡; la falta de sensibilidad largamente demostrada por esta administración y la absoluta opacidad hasta el momento en cuanto a sus intenciones, no hacen presagiar nada bueno. De momento ha comenzado, eso sí, la explotación turística sin estudio previo o planificación...
El tiempo dirá si la protección es una realidad o un reclamo para hacer de las tejedas un simple negocio. Y es que hay quien lee el nombre de esta montaña así: $UEVE.

1 comentario:

ángel dijo...

(Torpe neg(r)ocio el del ecoturi$mo a destajo/ Felicidades a todos por el documental y todo lo demás)


“Solo hay una codicia legítima: la de más, mucho más bosque. Porque nada quita y pone mucho. Su ser más a todos beneficia. Su mengua perjudica sin excepciones”[...]

“Acumulamos de todo menos sensatez. Nos aliamos con todo menos con una amistad segura como la que propone el bosque.
¿Acaso no está siempre con los brazos abiertos sin cansarse de esperar el abrazo por nuestra parte?
¿Su tenacidad fálica no sigue engendrando las atmosferas que respiramos?
¿No nos damos cuenta de que sus redes invisibles atraparon y construyeron el suelo que nos permite pastorear cosechas?
¿Es o no tropezón y torpe voltereta no percibir su propuesta de tregua en el galopante afeamiento de este mundo?
¿Alguien sabe de un más eficaz y barato filtro para el fétido aliento de nuestro ir deprisa?
¿No viven allí una legión de amables emboscados creando la famosa sostenibilidad que queremos para nuestros afanes?
¿Existe mejor parachoques para la cósmica colisión que supone escupir hacia lo alto la basura ingente de las industrias de este mundo?
¿Hay mejor llave para echar candado al actual imperialismo del desierto?
¿Sabe alguien de medicamento más activo para la gangrena que somos nosotros mismos para nuestra casa común?"
[...]

Fragmentos del texto ¡Embóscate! Del libro de Joaquín Araujo: Ecos...logicos. MAEVA EDICIONES 2000.ISBN: 84-95354-19-5