lunes, 6 de junio de 2016

Hay una vieja historia de Sa'di que explica muy bien la relatividad de la ética y el misterio de la búsqueda: Se cuenta de un hombre que soñó y en su sueño visitó los cielos y los infiernos y le sorprendió encontrar un rey en los cielos y un derviche en los infiernos. Él conocía bien a los sabios derviches, sufíes vestidos con sus pobres túnicas de lana que se ocupaban de encontrarse a sí mismos y denunciar las tropelías de los poderosos y conocía a los reyes y sus caprichos y abusos. Tanto le sorprendió este sueño que vue a visitar a una mujer de la escuela de las sabias y ésta riendo le ofreció una respuesta a sus preguntas: Seguramente el rey llegó al cielo porque amaba la sabiduría de los derviches y el derviche llegó al infierno porque se demoraba demasiado entre la opulencia y el esplendor del palacio de los reyes.

1 comentario:

Hormiga dijo...

Por culpa del ajetreo de la vida,ha pasado mucho tiempo desde la última vez que visité el blog. Gracias por conservarlo y seguir esparciendo semillas por doquier