lunes, 17 de septiembre de 2012

ANTÍPODAS (UN MUNDO AL REVÉS) - 3

Al otro lado del camino, en el prado de enfrente, recreamos el mundo opuesto que representan la naturaleza y la cultura autóctona y enraizada, que integra los intereses locales y alberga una enorme cantidad de significados y formas de vida. La obra comienza en la cancilla de entrada
que quedará en el lugar como homenaje a la labor paciente y discreta de los paisanos, conformando un paisaje siempre bello y sostenible. Esta cancilla está flanqueada por dos mourones o morus, piezas de madera de castaño muy comunes en la arquitectura rural de Asturias, esculturas útiles que en sus entalladuras encajan los travesaños que abren y cierran el paso al prado.